Ventajas

El ponedero de NestFarms es único en el mercado. Está fabricado en un 90% con plástico reciclado, lo cual nos hace ser más sostenibles y conseguimos un producto muy higiénico y fácil de limpiar. Al mismo tiempo su diseño, color y tamaño mejoran la ventilación, la accesibilidad de las aves y la caída de los huevos para garantizar una recogida sin roturas.

1. Sistema modular que permite un montaje fácil y rápido.

2. Recogida limpia

3. Cubierta galvanizada o con color

4. Recogida sin roturas

5. Fácil accesibilidad

6. Bandejas extraibles

Marcamos la diferencia respecto al resto de ponederos

Al ser de plástico y de color negro, resulta más cálido y crea un ambiente oscuro muy confortable para que las gallinas pongan huevos y se sientan muy a gusto dentro, protegidas, lo cual aumenta su bienestar.

El sistema escamoteable del ponedero facilita que el huevo se aleje de la gallina sin romperse hacia una bandeja en un nivel inferior y así se evita que lo picotee ni que la gallina haga un proceso de preincubación. Además, esta bandeja es extraíble.

Entre la bandeja y la malla de recogida del huevo, un peine limpia los excrementos que pueda arrastrar el huevo para que no acaben en la zona de recogida. Esto favorece la limpieza y la higiene del huevo.

La bandeja puede colocarse de dos modos: con la pendiente hacia delante para que los huevos caigan en la malla que los recoge o caigan bien hacia atrás, donde se puede instalar una chapa recta para que no sea necesario entrar al corral, a gusto del cliente.

La bandeja tiene pequeños agujeros en la base que hace que sea autolimpiable, de modo que cae al suelo la suciedad que la gallina pueda llevar en las patas. Las cuadrículas que hay en la tapa hacen que se sequen los excrementos y la gallina acceda al nido sin resbalarse.

El ponedero tiene muy buena ventilación en la parte superior, quedando buen resguardada la zona inferior para evitar corrientes de aire.

La percha de la parte frontal permite que cuando levanta el vuelo la gallina para subirse al nido pueda apoyarse bien y entrar fácilmente.

La leve basculación del plástico de la rejilla donde cae el huevo absorbe muy bien el impacto.

Los grados de inclinación del tejado evita que las gallinas se apoyen encima.

Ir arriba